Qué es la alimentación consciente y cómo practicarla

La Alimentación consciente o Mindful Eating es una práctica que consiste en aplicar la atención plena o mindfulness al comer, enfocándose en tus pensamientos, emociones, sensaciones físicas y comportamientos antes, durante y después de cada comida.

Claves para practicarlo

  • No es necesario vaciar el plato: En lugar de comer por inercia, presta atención a las señales de saciedad y detente cuando te sientas satisfecho.
  • Toma pequeños bocados y mastica bien: Disfruta cada bocado, saboreando los alimentos y sintiendo su textura.
  • Aprende a discernir si el hambre es emocional o una necesidad: Observa si estás comiendo por hambre física o como respuesta a emociones como el estrés o la tristeza.
  • Cocina de forma consciente: Presta atención al proceso de preparación de los alimentos, disfrutando de los aromas y sabores mientras cocinas.
  • Sirve tus porciones: Opta por porciones adecuadas y evita servirte en exceso. Escucha las señales de saciedad de tu cuerpo.
  • Evita comer distraído: Apaga la televisión o el móvil y concéntrate en la comida. Disfruta de cada bocado3.
  • Reflexiona antes de comer: Pregúntate si realmente tienes hambre o si estás buscando consuelo emocional. Sé consciente de tus elecciones alimentarias.
  • Come cuando tengas apetito: No sigas horarios rígidos; escucha a tu cuerpo y come cuando sientas hambre genuina.

Recuerda que el Mindful Eating es una práctica que fomenta la conexión entre cuerpo y mente, permitiéndonos disfrutar de la comida de manera consciente y saludable.

¿Qué beneficios tiene?

Primero, nos ayuda a estar más en el momento presente. Cuando prestamos atención plena a lo que comemos, nos conectamos más con la experiencia de disfrutar la comida.

Además, nos ayuda a controlar nuestro apetito y sentirnos satisfechos con porciones adecuadas. ¿Cómo? Escuchando a nuestro cuerpo y reconociendo las señales de hambre y saciedad.

Y ¿qué hay del estrés y la ansiedad relacionados con la comida? La Alimentación Consciente nos ayuda a reducirlos. Al estar presentes mientras comemos, disminuimos la tendencia a comer por emociones.

beneficios que tiene la Alimentacion Consciente
Grupo de amigos disfrutando de una buena comida

¡Ah! Y no olvidemos la mejora en la digestión. Masticar bien y saborear los alimentos favorece una mejor asimilación. Sin mencionar que sin distracciones, nuestro sistema digestivo funciona mucho mejor.

Pero eso no es todo, también aprendemos a apreciar más los alimentos. Al prestar atención a los sabores, texturas y aromas, elegimos opciones más saludables.

Y ¿Qué hay de la culpabilidad al comer? ¿Nunca te ha pasado eso de «no debería haber comido tal cosa»? La alimentación consciente nos libera de esas cargas, permitiéndonos disfrutar la comida sin remordimientos ni críticas, fomentando una relación más saludable tanto con la comida como con nosotros mismos.

¿Cómo lo puedo aplicar en mi día a día?

La Alimentación Consciente es una práctica que puedes incorporar en tu rutina diaria para cultivar una relación más saludable con la comida. Aquí tienes algunas sugerencias para aplicarla:

  1. Atención plena al comer: Presta atención a cada comida. Siéntate en un lugar tranquilo, sin distracciones como la televisión o el teléfono. Observa los colores, olores y texturas de los alimentos antes de empezar a comer.
  2. Escucha a tu cuerpo: Antes de comer, pregúntate si realmente tienes hambre. Observa las señales de hambre física, como el estómago gruñendo o la sensación de vacío. Come cuando sientas hambre genuina.
  3. Mastica bien: Tómate tu tiempo para masticar cada bocado. Disfruta de los sabores y texturas. Esto no solo mejora la digestión, sino que también te ayuda a sentirte más satisfecho.
  4. Sin culpa ni juicio: Evita juzgarte por lo que comes. No hay alimentos “buenos” o “malos”. Aprende a disfrutar de todo tipo de comida sin sentirte culpable.
  5. Conexión con las sensaciones corporales: Después de comer, toma un momento para notar cómo te sientes. ¿Estás lleno? ¿Satisfecho? ¿Incómodo? Escucha las señales de saciedad.
  6. Aprecia la comida: Agradece por los alimentos que tienes en tu plato. Piensa en el esfuerzo que se requirió para cultivarlos, prepararlos y llevarlos hasta ti.
  7. Reduce la velocidad: Come despacio. Disfruta de cada bocado. Esto te permite saborear mejor la comida y te ayuda a evitar el exceso.
  8. Sin multitarea: Evita comer mientras trabajas o realizas otras tareas. Concéntrate en la comida y en el momento presente.


Recuerda que la Alimentación Consciente no se trata de seguir reglas estrictas, sino de cultivar una relación amorosa y consciente con la comida. ¡Disfruta de tus comidas! 🌱🍽️

Completa la información: ‘Mindful eating’ o cómo recuperar el instinto al alimentarnos


Descubre más desde Estilo de Vida 2.0

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Responsable: María Isabel Martínez Martínez
Finalidad: Gestión de los comentarios de las publicaciones
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.