Tendencias en alimentación sostenible: hacia una dieta ecológica

La alimentación es una de las actividades humanas que más impacto tiene sobre el planeta y sobre nuestra salud. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el sistema alimentario mundial es responsable del 21% de las emisiones de gases de efecto invernadero, del 70% del consumo de agua dulce, del 80% de la deforestación y de la pérdida del 75% de la biodiversidad agrícola. Además, la alimentación actual está asociada a numerosos problemas de salud, como la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Ante este panorama, cada vez más personas se plantean cambiar sus hábitos alimenticios para contribuir a un desarrollo más sostenible y a una mejora de su bienestar. Así surge el concepto de alimentación sostenible, que se define como aquella que “satisface las necesidades nutricionales y gastronómicas actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”. Dentro de este concepto, se engloba la dieta ecológica, que se basa en el consumo de productos orgánicos, locales y de temporada, que respetan el medio ambiente y la salud humana.



En este artículo, nos proponemos analizar las tendencias actuales en alimentación sostenible y cómo se puede adoptar una dieta más ecológica en el contexto actual.

La alimentación sostenible como respuesta a los desafíos globales


La alimentación sostenible como respuesta a los desafíos globales

La alimentación sostenible es un tipo de dieta que respeta el medio ambiente, la salud humana y la equidad social. Se basa en cuatro pilares fundamentales:

  • Agroecología: se trata de aplicar los principios ecológicos al diseño y gestión de los sistemas agrícolas, buscando reducir el uso de insumos externos, como fertilizantes químicos o pesticidas, y fomentar la diversidad biológica y cultural. La agroecología promueve una agricultura más resiliente al cambio climático, más productiva y más justa.
  • Soberanía alimentaria: se refiere al derecho de los pueblos a decidir sobre su propia alimentación, desde la producción hasta el consumo, sin depender de los mercados globales o de las corporaciones transnacionales. La soberanía alimentaria implica el reconocimiento y el apoyo a los pequeños agricultores, los pescadores artesanales, los pastores nómadas y las comunidades indígenas, que son los principales proveedores de alimentos a nivel local.
  • Comercio justo: se basa en establecer relaciones comerciales más equitativas entre los productores y los consumidores, garantizando unos precios justos que cubran los costes de producción y permitan una vida digna. El comercio justo también implica el respeto a los derechos humanos, laborales y ambientales, así como la participación democrática y la transparencia en las organizaciones.
  • Los huertos urbanos: son espacios donde se cultivan alimentos en las ciudades, aprovechando los recursos disponibles, como los balcones, los tejados o los solares vacíos. Los huertos urbanos tienen múltiples beneficios, como mejorar la seguridad alimentaria, reducir la huella ecológica, fomentar la educación ambiental, crear vínculos sociales y promover la salud física y mental.


La alimentación sostenible contribuye a mitigar el cambio climático, conservar la biodiversidad, reducir la contaminación y mejorar la seguridad alimentaria. Algunos datos y ejemplos que lo demuestran son los siguientes:

  • Si el 40% de la superficie agrícola mundial se gestionara con prácticas agroecológicas, se podría secuestrar el 24% de las emisiones anuales de CO2.
  • La agricultura ecológica alberga un 30% más de especies de plantas, un 50% más de animales y un 74% más de genes que la agricultura convencional.
  • El uso de fertilizantes químicos y pesticidas contamina el suelo, el agua y el aire, afectando a la salud humana y animal. Se estima que cada año se producen 200.000 muertes por intoxicación aguda por plaguicidas en el mundo.
  • El 70% de los alimentos que se consumen en el mundo provienen de la agricultura familiar, que ocupa solo el 25% de la tierra cultivable. Sin embargo, esta agricultura está amenazada por la expansión de los monocultivos, la concentración de la tierra y la falta de apoyo público.

La dieta ecológica como expresión de la alimentación sostenible

La dieta ecológica es un tipo de alimentación basada en el consumo de productos orgánicos, locales y de temporada. Los productos orgánicos son aquellos que se obtienen sin el uso de sustancias químicas sintéticas, como fertilizantes, pesticidas, hormonas o antibióticos.

Los productos locales son aquellos que se producen cerca del lugar donde se consumen, reduciendo el transporte y sus emisiones asociadas. Los productos de temporada son aquellos que se consumen en el momento óptimo de su maduración, aprovechando su sabor, su valor nutricional y su precio.


Pirámide alimenticia sostenible
Pirámide alimenticia sostenible

La producción y el consumo de alimentos ecológicos están regulados por normativas nacionales e internacionales que garantizan su calidad y su trazabilidad. En Europa, existe un logotipo que identifica a los productos ecológicos con una hoja formada por estrellas sobre un fondo verde. Para obtener este logotipo, los productos deben cumplir una serie de requisitos, como:

  • Provenir al menos en un 95% de ingredientes ecológicos.
  • No contener organismos modificados genéticamente (OMG).
  • No haber sido sometidos a radiaciones ionizantes.
  • Respetar el bienestar animal y la biodiversidad.
  • Ser producidos por operadores certificados por organismos autorizados.


La dieta ecológica tiene beneficios para el medio ambiente, para la salud y para el desarrollo local. Algunos datos y ejemplos que lo avalan son los siguientes:

  • La agricultura ecológica usa un 45% menos de energía, produce un 40% menos de emisiones de gases de efecto invernadero y consume un 30% menos de agua que la agricultura convencional.
  • Los alimentos ecológicos tienen un mayor contenido en antioxidantes, vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales que los alimentos convencionales. Además, tienen menos residuos químicos, metales pesados y aditivos artificiales.
  • El consumo de alimentos ecológicos favorece el desarrollo local, al generar más empleo, más ingresos y más diversificación económica. También contribuye a preservar las tradiciones culturales y gastronómicas.

Las tendencias actuales en alimentación sostenible y dieta ecológica

En los últimos años, se han observado diversas tendencias en el ámbito de la alimentación sostenible y la dieta ecológica, que reflejan los cambios sociales, culturales y tecnológicos que se están produciendo. Algunas de estas tendencias son las siguientes:


Familia disfrutando de una alimentación sostenible y ecológica
Familia disfrutando de una alimentación sostenible y ecológica

Vegetarianismo

El vegetarianismo es una dieta que excluye el consumo de carne y pescado, pero permite el consumo de huevos y lácteos. Según la Unión Vegetariana Internacional (IVU), hay unos 600 millones de vegetarianos en el mundo. El vegetarianismo tiene beneficios ambientales, como reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, el uso del suelo y el uso del agua, y beneficios sanitarios, como prevenir la obesidad, la hipertensión y el colesterol alto. Sin embargo, el vegetarianismo también tiene algunos inconvenientes, como el riesgo de deficiencias nutricionales, la dificultad para encontrar opciones vegetarianas en algunos lugares y la presión social o familiar.

Veganismo

El veganismo es una dieta que excluye el consumo de cualquier producto de origen animal, incluyendo los huevos, los lácteos y la miel. Según la organización The Vegan Society, hay unos 75 millones de veganos en el mundo. El veganismo tiene beneficios ambientales similares al vegetarianismo, pero más acentuados, ya que se evita el impacto de la ganadería lechera y avícola. También tiene beneficios éticos, al evitar el sufrimiento y la explotación animal. No obstante, el veganismo tiene algunos desafíos, como el riesgo de deficiencias nutricionales más severas, la necesidad de suplementos vitamínicos, la escasez de opciones veganas en algunos lugares y la estigmatización social o familiar.

Nutrición personalizada

La nutrición personalizada es una dieta que se adapta a las características individuales de cada persona, como su genética, su metabolismo, su micro biota, su actividad física y sus preferencias. Según la consultora Grand View Research, el mercado global de la nutrición personalizada alcanzará los 16.700 millones de dólares en 2025. La nutrición personalizada tiene beneficios para la salud, al prevenir o tratar enfermedades crónicas, mejorar el rendimiento físico y mental y aumentar la satisfacción y el bienestar. Sin embargo, la nutrición personalizada también tiene algunos retos, como el alto coste de los análisis y los servicios, la falta de evidencia científica sólida, la privacidad de los datos personales y la posible discriminación o exclusión social.

Alimentos funcionales

Los alimentos funcionales son aquellos que tienen un efecto beneficioso sobre una o varias funciones del organismo, más allá de su valor nutricional. Según la empresa de investigación MarketsandMarkets, el mercado global de los alimentos funcionales crecerá un 7,9% anual hasta alcanzar los 275.770 millones de dólares en 2025. Los alimentos funcionales tienen beneficios para la salud, al prevenir o reducir el riesgo de enfermedades crónicas, mejorar el sistema inmunológico y regular el tránsito intestinal. No obstante, los alimentos funcionales también tienen algunos riesgos, como el consumo excesivo o inadecuado, la interacción con otros alimentos o medicamentos, la falta de regulación o control y la publicidad engañosa o fraudulenta.

Carne cultivada

La carne cultivada es un tipo de carne que se produce a partir de células animales en un laboratorio, sin necesidad de sacrificar animales. Según la empresa de análisis IDTechEx, el mercado global de la carne cultivada podría alcanzar los 15.500 millones de dólares en 2031. La carne cultivada tiene beneficios ambientales, al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, el uso del suelo y del agua y la contaminación por residuos animales. También tiene beneficios éticos, al evitar el sufrimiento y la muerte animal. Sin embargo, la carne cultivada también tiene algunos desafíos, como el alto coste de producción, la baja aceptación social y cultural, la falta de normativa y seguridad alimentaria y el posible impacto en la salud humana.

Superalimentos

Los superalimentos son aquellos que tienen un alto contenido en nutrientes esenciales o compuestos bioactivos que tienen efectos positivos sobre la salud. Según la empresa de investigación Mordor Intelligence, el mercado global de los superalimentos crecerá un 7% anual hasta alcanzar los 209.100 millones de dólares en 2026. Los superalimentos tienen beneficios para la salud, al prevenir o combatir enfermedades crónicas, mejorar el sistema inmunológico y retrasar el envejecimiento. No obstante, los superalimentos también tienen algunos inconvenientes ,como el efecto placebo, la falta de evidencia científica, el alto precio y la explotación de los recursos naturales y las comunidades locales.

Estas son algunas de las tendencias que se observan en el ámbito de la alimentación sostenible y la dieta ecológica. Cada una de ellas tiene sus ventajas e inconvenientes, y no hay una única respuesta válida para todos. Lo importante es informarse bien, comparar las diferentes opciones y elegir la que mejor se adapte a nuestras necesidades, preferencias y valores.

Dieta mediterránea como ejemplo de alimentación saludable

También es conveniente contrastar las tendencias actuales con la dieta mediterránea, considerada como un modelo de alimentación saludable y sostenible, que se basa en el consumo de cereales, frutas, verduras, legumbres, frutos secos, aceite de oliva, pescado, huevos, lácteos y vino con moderación. Según los expertos en nutrición, tiene beneficios para la salud, al prevenir o reducir el riesgo de enfermedades crónicas, mejorar el sistema inmunológico y aumentar la esperanza de vida.


Ensalada mediterránea con naranja, queso fresco, nueces, lechuga.
Ensalada mediterránea con naranja, queso fresco, nueces, lechuga.

Recomendaciones y consejos prácticos para seguir una alimentación sostenible y una dieta ecológica

  • Consumir alimentos variados y equilibrados, siguiendo las recomendaciones de la pirámide alimenticia.
  • Priorizar el consumo de alimentos ecológicos, locales y de temporada, buscando el logotipo que los identifica o acudiendo a mercados o tiendas especializadas.
  • Reducir el consumo de carne y pescado, especialmente los procedentes de sistemas intensivos o insostenibles.
  • Aumentar el consumo de frutas, verduras, legumbres, frutos secos, cereales integrales y semillas, que son fuentes de proteínas, fibra, vitaminas y minerales. Evitar el consumo de alimentos procesados, refinados o envasados, que contienen aditivos, azúcares, grasas o sal en exceso.
  • Preferir el consumo de agua, infusiones o zumos naturales, evitando las bebidas azucaradas, alcohólicas o energéticas.
  • Cocinar los alimentos de forma sencilla y saludable, usando técnicas como el vapor, el horno o la plancha, y evitando los fritos, los rebozados o las salsas.
  • Planificar las compras y las comidas con antelación, haciendo una lista de lo que se necesita y aprovechando lo que se tiene en casa.
  • Reducir el desperdicio de alimentos, comprando lo justo, conservando bien los alimentos y aprovechando las sobras.
  • Comer con moderación, siguiendo las señales de hambre y saciedad, y evitando los atracones o los ayunos.
  • Comer con atención, disfrutando de los sabores, los aromas y las texturas de los alimentos, y evitando las distracciones o las prisas.
  • Comer con compañía, compartiendo la comida con familiares, amigos o vecinos, y fomentando el diálogo y la convivencia.

Esperamos que después de leer toda esta información, estés un poco más convenido para iniciar el camino hacia una alimentación más sostenible, y así conseguir un futuro mejor para las siguientes generaciones. Y ya sabes, si ha sido de tu agrado, no te olvides compartir el artículo.

Bibliografía


Descubre más desde Estilo de Vida 2.0

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.