Cómo hacer un presupuesto minimalista: beneficios y ventajas

¿Te gustaría tener más control sobre tu dinero y vivir con menos estrés financiero? ¿Te gustaría simplificar tu vida y gastar solo en lo que realmente te importa? Si la respuesta es sí, entonces este artículo es para ti. En él te voy a enseñar cómo hacer un presupuesto minimalista, una herramienta que te ayudará a alcanzar tus objetivos de ahorro y a vivir con más libertad y felicidad.



Cómo hacer un presupuesto minimalista paso a paso 🤔

Un presupuesto minimalista es aquel que refleja tus ingresos y gastos esenciales, eliminando o reduciendo aquellos que son innecesarios o superfluos. De esta forma, puedes ahorrar más dinero, pagar tus deudas, invertir en tu futuro y disfrutar de las cosas que te hacen feliz.

Mujer con un fajo de billetes en la mano
  1. Registra tus ingresos y gastos actuales: el primer paso es saber cuánto dinero ganas y gastas cada mes. Para ello, puedes usar una hoja de cálculo, una aplicación o un cuaderno. Lo importante es que anotes todos tus ingresos (sueldo, alquileres, intereses, etc.) y todos tus gastos (alquiler o hipoteca, luz, agua, gas, comida, transporte, ocio, etc.). Así podrás tener una visión clara de tu situación financiera actual.
  2. Clasifica tus gastos en categorías: el segundo paso es agrupar tus gastos en diferentes categorías según su naturaleza y su importancia. Por ejemplo, puedes usar estas cuatro categorías: necesidades (gastos imprescindibles para vivir), deseos (gastos que te gustan pero que podrías prescindir), ahorros (dinero que guardas para el futuro) e inversiones (dinero que usas para generar más ingresos). Así podrás ver dónde se va tu dinero cada mes y qué porcentaje de tus ingresos destinas a cada categoría.
  3. Elimina o reduce los gastos innecesarios o superfluos: el tercer paso es el más importante y el más difícil. Se trata de analizar cada uno de tus gastos y preguntarte si realmente lo necesitas o si te aporta valor a tu vida. Si la respuesta es no, entonces puedes eliminarlo o reducirlo al mínimo. Por ejemplo, puedes cancelar las suscripciones que no usas, cambiar a planes más baratos de telefonía o internet, comprar menos ropa o comida procesada, usar el transporte público o la bicicleta en vez del coche, etc. Así podrás liberar dinero que podrás usar para otras cosas más importantes para ti.
  4. Asigna un porcentaje de tus ingresos a cada categoría: el cuarto paso es decidir cuánto dinero quieres gastar en cada categoría cada mes. Para ello, puedes usar la regla 50/30/20, que consiste en destinar el 50% de tus ingresos a las necesidades, el 30% a los deseos, el 10% a los ahorros y el 10% a las inversiones. Esta regla es solo una guía orientativa que puedes adaptar según tus circunstancias y preferencias. Lo importante es que seas realista y coherente con tus objetivos y prioridades.
  5. Revisa y ajusta tu presupuesto periódicamente: el quinto paso es hacer un seguimiento de tu presupuesto y comprobar si lo estás cumpliendo o no. Para ello, puedes revisar tus ingresos y gastos cada semana o cada mes y compararlos con lo que habías planeado. Así podrás ver si hay alguna diferencia o desviación y tomar las medidas necesarias para corregirla. También puedes aprovechar para ajustar tu presupuesto si hay algún cambio en tu situación personal o profesional que afecte a tus finanzas.


Beneficios y ventajas de hacer un presupuesto minimalista ✅

Hacer un presupuesto minimalista puede parecer complicado al principio, pero una vez que lo pongas en práctica verás que tiene muchos beneficios para ti y tu vida. Algunos de ellos son:

  • Ahorras más dinero: al gastar menos en cosas innecesarias o superfluas, puedes ahorrar más dinero cada mes y usarlo para otras cosas que te importan más, como pagar tus deudas, crear un fondo de emergencia, viajar, estudiar, etc. Así podrás mejorar tu situación financiera y alcanzar tus metas más rápido.
  • Vives con menos estrés: al tener un presupuesto minimalista, sabes exactamente cuánto dinero ganas y gastas cada mes y no tienes que preocuparte por llegar a fin de mes o por tener imprevistos. Así podrás vivir con más tranquilidad y seguridad, sin tener que depender de nadie ni de nada.
  • Simplificas tu vida: al eliminar o reducir los gastos innecesarios o superfluos, también eliminas o reduces las cosas que ocupan espacio y tiempo en tu vida. Así podrás tener una casa más ordenada y limpia, una agenda más despejada y una mente más clara. Así podrás enfocarte en lo que realmente te importa y te hace feliz.
  • Disfrutas más de las cosas: al gastar menos en cosas innecesarias o superfluas, también valoras más las cosas que tienes y que te gustan. Así podrás disfrutar más de cada momento y de cada experiencia, sin sentirte culpable ni insatisfecho. Así podrás ser más consciente y agradecido por lo que tienes y lo que vives.


Como ves, hacer un presupuesto minimalista es una forma de vivir con más sentido y propósito, gastando solo en lo que realmente necesitas o te aporta valor a tu vida. No se trata de privarte de nada, sino de elegir lo que quieres y lo que no quieres en tu vida. No se trata de ser tacaño, sino de ser inteligente con tu dinero. No se trata de renunciar a todo, sino de priorizar lo que más te importa.

Te animo a que pruebes a hacer un presupuesto minimalista y veas por ti mismo los beneficios que tiene para ti y tu vida. Estoy seguro de que no te arrepentirás y que te sorprenderás de lo mucho que puedes ahorrar y disfrutar con poco. 😊

Plantilla excel de control de ingresos y gastos gratuita


Descubre más desde Estilo de Vida 2.0

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.