Cómo incorporar el té verde a tu rutina diaria

En este blog tenemos la idea de que siempre hay que mejorar e incorporar alimentos, rutinas y acciones que mejoren nuestra vida. Por eso queremos introducirte en el extenso mundo del té. ¿Te gustaría empezar por uno de los más consumidos? ¿Quieres incorporar el té verde a tu rutina diaria?

En este artículo te voy a mostrar cómo incorporarlo a tus hábitos alimenticios, aprovechando sus virtudes y beneficios para tu salud.



Qué es el té verde

Es una de las bebidas más antiguas y populares del mundo, originaria de China y extendida por todo el continente asiático. Se trata de un tipo de té que se obtiene de las hojas frescas de la planta Camellia sinensis, que se someten a un proceso de secado y oxidación mínimo, lo que le confiere un sabor suave y un color verdoso.

Propiedades y beneficios

Entre las virtudes de estas hojas, destacan su alto contenido en antioxidantes, que ayudan a prevenir el envejecimiento celular y a proteger el sistema inmunológico; su efecto diurético, que favorece la eliminación de líquidos y toxinas; su capacidad para mejorar la digestión y el metabolismo, lo que contribuye a controlar el peso; y su acción estimulante, que mejora la concentración y el rendimiento mental.



planta del té verde

Cómo incorporarlo a tu alimentación

Para disfrutar de estos beneficios, no hace falta que cambies radicalmente tus hábitos. Simplemente, puedes sustituir algunas bebidas que consumes habitualmente por té verde, o añadirlo a tus recetas favoritas. Aquí te doy algunas ideas:

  • Empieza el día con una taza de té verde. En lugar de tomar café o leche, prueba a prepararte una infusión de té verde con unas gotas de limón. Te aportará energía, vitamina C y antioxidantes para afrontar la jornada.
  • A media mañana o a media tarde, toma un batido de té verde con frutas. Puedes mezclar té verde frío con plátano, fresas, kiwi o la fruta que más te guste. Obtendrás una bebida refrescante, nutritiva y saciante, ideal para calmar el hambre entre horas.
  • Incorpora el té verde a tus ensaladas. Puedes usar las hojas secas como si fueran hierbas aromáticas, o preparar un aliño, aceite de oliva, vinagre y sal. Le darás un toque original y saludable a tus platos de verduras.
  • Añade el té verde a tus postres. Puedes usarlo en polvo, también conocido como matcha, para elaborar bizcochos, galletas, helados o mousses. Le darás un color y un sabor únicos a tus dulces, además de un extra de antioxidantes.
  • Termina el día con una taza de té verde descafeinado. Antes de irte a dormir, relájate con una infusión de té verde sin cafeína, que te ayudará a descansar mejor y a depurar tu organismo.

Como ves, incorporar este super alimento a tu rutina diaria es muy fácil y beneficioso. Solo tienes que probarlo y encontrar la forma que más te guste de consumir. Y tú, ¿Cómo lo tomas?





LO ÚLTIMO EN EL BLOG

LO MÁS VISTO